Memorias de mis fotos grises

¿Cómo fotografiar a la tristeza? Esa sensación oscura que se abre paso entre las almas. ¿Cómo colorear los instantes grises que se me cuelan en el lente? Cuando los colores se agotaron, cuando las palabras se estrellan en el aire, cuando los ojos de la desesperanza no respetan el diafragma, ni la velocidad, ni la luz y no hay más remedio que congelar esos instantes y dejar que las fotografías sean la voz de aquellos que respiran, pero no viven, que duermen, pero ya no sueñan.

¿Cómo dibujarles una sonrisa? ¿Cómo presentarles la esperanza? ¿Cómo prometerles un mañana? Estas son mis fotos grises, las que me han perseguido en las esquinas, en los trenes, en las calles, basta ya de preguntas sensacionalistas, dejemos que ellas, desde el silencio, sean las que cuestionen.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *